Concurso de Microrrelatos “130 Historias para no dormir”


El café nos mantiene despiertos y forma parte de nuestras lecturas.


Con motivo de nuestro 130 aniversario y coincidiendo con el Día Internacional del Libro lanzamos el concurso de microrrelatos "130 Historias para no dormir".


Un reto que consistía en crear historias de 130 caracteres en las que tenía que aparecer, como no, la palabra "café".


Versos, rimas, canciones, sentimientos, relatos, historias..., recibimos en pocas palabras, increíbles microrrelatos relacionados con el café.


El ganador fue elegido por un jurado integrado por:



Marce Fundador de Gastrorgásmico. Apasionado de los placeres de la gastronomía y el buen café. @gastrorgasmico



Igor Navarro Escritor, poeta y autor del exitoso poemario interactivo Bisectrices. @inavarroarte



Jennifer Bernal Quintana Creadora del canal de Youtube "Devora libros" y escritora de la novela "Una más". @devoralibros




El ganador recibe 1 año de café de La Mexicana de regalo



MICRORRELATO GANADOR:

CARMEN DE LA TORRE PEÑA
Hay besos que acarician, que sosiegan, que nos dan paz, como contemplar la lluvia tras la ventana. Hay besos que nos despiertan, como el café en la mañana.


Muchas gracias a todos los participantes por superar el reto y visibilizar vuestro talento en 130 caracteres.

Ya podéis disfrutar con la lectura de vuestras "historias para no dormir":



LOS MICRORRELATOS

María
Tú seguías flotando en la espuma del café.
Yo seguía girando en el molinillo.
Y claro, así era imposible que nos encontrásemos.
Javier Colorado Thomé
Solo conservo su olor a café. Sus manos siempre estaban impregnados de ese aroma sutíl y especial. Nada queda ya de ella, salvo su esencia y esa fragancia...
Sandra Pérez de Andrés
Café y lluvia como principio, y como final.
María Luisa Sáez Santamaría
Querido y eterno amor, tu homenaje ha concluído. Quizá la Mexicana esa sepa de tu historia y tu currículum pero no sabe, café, lo que en mi vida tú has sido.
Sonia Clemente Cano
Despertó y vio su taza de café derramada. Su gata corría y se relamía de gusto. Unas huellas delatoras salían desde la taza. Sonrió y se sirvió un poco más.
Víctor Gutierrez Blanco
La quiero pese a su agobiante premura, mi pachorra no le servía como medicina. Le hice un café gota a gota y me lo pagó con el amor por la lectura.
Inma Bellido Añon
El virus le quitó olfato y gusto. El aroma. el sabor del café y el cariño de los dependientes de la mexicana le devolvieron su olfato, su aroma y su alegría.
Inma
Hoy, un paquete de café descafeinado mezcla molido para italiana y café para llevar. Que tenga un buen día. La Mexicana en Bravo Murillo, un placer comprar.
Eladio de las Cuevas Borrachero
En busca del tiempo perdido. Del olor del café la Mexicana mezcla torrefacto y natural que se hacía en casa cuando niño. En busca de recuerdos. Encontrados.
Jenny
Iba a ser un buen día, podía sentirlo. Se tomo el café mientras comentaba con su gato todo lo que quería empezar a cambiar de su vida y se volvió a la cama.
Jenny
El hormigueo me recorre todo el cuerpo, los dedos parecen tener vida propia, estare sufriendo un ataque o sera el exceso de cafe en mis venas...
Jenny
Café o no café...Esa es la cuestión, si no fuera porque no hay duda de que siempre café. Corto e intenso
María Luisa Sáez Santamaría
Caer en tus brazos sin aliento ni fuerza deseando impaciente tu vigoroso poder. Ya tu olor me fascina y enajena mi mente y acercando mis labios,te tomo café
María Luisa Sáez Santamaría
Dónde no estás? Quién no te conoce? A quién tú no gustas?
Mamá América te parió bien a tí, niño café, que mueves los ánimos del mundo.
María Luisa Sáez Santamaría
Llueve fuera. También dentro cuando recuerdo tu voz que ya casi se me está olvidando y no quiero. Tú y el café convertíais instantes en momentos.
Qué pasó?
María Luisa Sáez Santamaría
Me mirabas y de qué manera. Fingí ignorarte pero cuando quise darme cuenta estabas a mi lado. Café? Claro, te dije.
Eterno café contigo hasta el día de hoy.
María Luisa Sáez Santamaría
Caer en tus brazos sin aliento ni fuerza deseando impaciente tu vigoroso poder. Ya tu olor me fascina y enajena mi mente y acercando mis labios, te tomo café
Nuria
Otra vez ese olor, el del café recién hecho, de cuando todo estaba bien. Y aunque ya no estés, te trae unos segundos de nuevo a mi.
Rocío
Sus ojos color café se encontraron con los de él. No apartó la mirada, algo molesta, pero se dio cuenta de que miraba para ver qué había dentro. Y se lo mostró.
Jose Alberto Liceras Pérez
Sus ojos eran de un negro profundo sin fin. Dijo: ¿Te apetece un café rico? Tengo uno de Etiopía... Y me despertó el olor el olor del café a punto de borbotear.
Araceli Galera Ruiz
Mientras camino por el pasillo pensando en que no debería haberme tomado ese café, me detengo frente a un cuadro. Esa imagen me transmite mucha tristeza.
Sandra Pérez de Andrés
Se tomaron un café para romper el hielo.
Para él, aquello fue un ilusionante punto de partida.
Para ella, aquello fue un decepcionante punto final.
Nuria
Otra vez ese olor, el del café recién hecho, de cuando todo estaba bien. Y aunque ya no estés, te trae unos segundos de nuevo a mi.
Gerardo
Una taza de café hecha añicos fue todo lo que encontraron. Nunca se supo cómo se había hecho con el veneno ni, lo que es peor, qué había hecho con su cadáver...
Gerardo
El aroma del café Colombia en el desayuno la primera vez que la dejaron a dormir en casa de su abuela, sería un recuerdo que le acompañaría durante toda su vida
Sandra Pérez de Andrés
Un café, dos miradas y muchas incógnitas.
Sandra Pérez de Andrés
Café para afrontar y vino para olvidar.
Café para luchar y vino para celebrar.
Café para madrugar y vino para trasnochar.
Sandra Pérez de Andrés
Antes del café eran familia. Después de tomarse el café, se convirtieron en dos extraños.
Sandra Pérez de Andrés
Él escribió: "Tenemos un café pendiente".
Ella interpretó: "Te echo de menos".
Jaime Solís Marcos
Y no habían probado los pueblos mayor placer que aquel café. Delicioso trago con sabor a bandera blanca. Nada nunca los hizo tan felices.
María del Mar Romero
Coge la taza con la mano izquierda. Con la derecha, aprieta fuerte la fotografía. Da un sorbo profundo y, aprisa, asómate. Los posos del café nunca mienten.
Sandra Gutiérrez Sigueiro
Tranquilas que no os voy a dejar solas. Londres parece que está lejos, pero nunca os faltaré en el café de las tardes de domingo, eso es sagrado.
Berta
Me dejaste molido, con la sangre hirviendo. Te acordarás de mis ojos color café cada mañana y desearás que vuelva a recorrer todo tu cuerpo. Sé que lo harás.
Berta
Me dejaste molido, con la sangre hirviendo. Te acordarás de mis ojos color café cada mañana y desearás que vuelva a recorrer todo tu cuerpo. Sé que lo harás.
Sara María Agero
A pesar de tu ausencia, tu presencia inunda la casa cada vez que con cariño me preparo ese café matutino que tanto te encantaba disfrutar. Ese aroma evocador
R. VILLALOBOS T.
Dicen que los tontos son lo mejor en la cama pues no tienen pensamiento mas que para una cosa. No es que deba o quiera pensarlo. Reflexiva me voy a tomar un café.
Carlos Enrique Ayala Gómez
Desde mi taza parten hacia el Olimpo, aromáticas volutas de humo, las musas –una vez seducidas– descienden y beben café conmigo. Es ritual de cada mañana.
Iker
Apenas tomabas café. Sólo te gustaba su aroma, alegraba tu duermevela cuando lo hacía. Doy gracias a ese olor, por él te quedaste.
María Concepción Maldonado González
Mi hermana
María Concepción Maldonado González
Mi hermana dice que mamá la mató. Mamá dice que nunca tuve una hermana, y llora, mientras se bebe el café. Papá me mira, y la mira a ella, y también llora.
Olga Pérez Albert
Un mundo sin café es un mundo sin energía para mí.
JOSE SACEDON SANZ
Ciclogénesis explosiva en Santo Domingo. Cafetales arrasados.
Tanto que llueva café y que caiga café del cielo. ¡Pues hala, al carajo la cosecha del año.
Carolina Morocho Pérez
Hace tiempo que dejé de ver, pero también hace tiempo que comencé a oler. No me despierto con la luz de la mañana, me despierto con el olor del café.
Beatriz Vidal
Cuarenta y cinco mujeres asesinadas en el 2020. El hombre que no era feminista cerró el periodico, pagó el café, se colocó los genitales y salió del bar.
Alfonso Garcia Rodriguez
Sentí cómo entrelazabas tus pies con los míos, ahí sentados, y entonces sucumbí y te besé, con ese delicioso sabor a café La Mexicana recorriendo tu boca.
Elur Osasuntsu
Cada sorbo
los vientos azules de
campos de café.
Elur Osasuntsu
Café = koohii (coffee).
Café solo = burakku (black).
Café con leche = kafe ore (café au lait).
¡Muy bien! Ya puedes viajar a Japón con toda tranquilidad.
Carolina Morocho Pérez
Hace tiempo que dejé de ver, pero también hace tiempo que comencé a oler. No me despierto con la luz de la mañana, me despierto con el olor del café.
Sergio Albert Pellicer
Para cuando Borges dejó de mirar el universo contenido en un único y giratorio punto, ya era tarde; estaba frío, el café, otra vez.
Inma Bellido Añon
Durante el día te levanta el ánimo, su color tostado brilla con magnetismo, ¡Qué calentito está y qué bien sienta su compañía! . Mi mascota se llama café.
Carolina Morocho Pérez
Hace tiempo que dejé de ver, pero también hace tiempo que comencé a oler. No me despierto con la luz de la mañana, me despierto con el olor del café.
Marisa Sáez Santamaría
Antes de que despierte el mundo, ya huele a café. Y su magia, te levita allá donde está. Y los ánimos, se cargan de fuerza y consiguen lo mejor de cada día.
JOSE MANUEL MARTOS PINO
Se preparó un café bien cargado, necesitaba estar despierta para llevar a cabo la limpieza. Abrió el arcón congelador y allí estaba él, hierático y frío.

maria jesus echaniz iturriaga
Después de matar siempre tomaba una taza de café y leía en los posos donde y como mataría de nuevo. Incrédulo esta vez, vio que la taza quedaba limpia y se fue.
Juan Jose Cabello Garzon
22:00 horas,hora en la que comienza el servicio.,la noche es larga,no debe faltar un buen termo de café caliente para combatir el frío y el sueño.¿Gustas?
Lía López Jaumandreu
-¿Cerveza?
-No, gracias.
-¿Vino?
-Agua.
Superé mi inmadurez sensorial cuando él llegó al postre:
-Un café solo.
-Lo mismo- solté.
No dormimos.
María Jesús Del Álamo Ramiro
Un intenso aroma a café inundaba la estancia. La noche fue larga, con amigos y las historias de siempre. Esas, que a sorbos, nos recuerdan tiempos mejores.
Cristina Morgades
Tomar cafe es lamejor excusa para:
Empezar la mañana con energía o tomarse un respiro
Quedar con un amigo
Soñar, leer, reír, sentir, vivir y ser feliz

Roberto Cormenzana López
El mono arrimó el cuchillo al párpado mientras ella, impertérrita, cogía la taza de café con su mano libre. Sonaron las 12. "Va a ser una larga noche", pensó.
Sandra Pérez de Andrés
Arrancó la última hoja del cuaderno y se bebió de un sorbo aquel café con c de comienzo.
ELENA NÚÑEZ RAMOS
El aroma tostado del café, llenó la mesa del bar.
Te sonreí.
Al día siguiente serviste dos tazas.
Lo seguimos tomando solo, pero ahora en compañía.
MARÍA DOLORES MARTÍNEZ GEA
Reconoció el aroma a café que impregnaba todos los rincones del lugar. Decidió no volver a entrar, las palabras que escuchó corroboraron que nunca la amó.
JOSEFA PANIAGUA PEREZ
Sin sueño, se tomó otro café, con su cándida ingenuidad, volvió a pedirle a su abuelo que le desvelara el misterio del cuento de su vida.
Klaus
Las desgracias nunca vienen solas. Lo peor de aquella invasión extraterrestre fue que acabaron con el café. Les gustaba mucho. Demasiado.
Alberto Jiménez Ramos
Estoy pasando el cinturón de asteroides. Solo queda un año para llegar a mi destino. Por fortuna queda suficiente café.
Jesús María RAMOS ALONSO
Café, fruto divino, regalo de la tierra
Tostado y en molienda en granos diminutos
su infusión te despeja y reconforta
Una tregua en el fluir del tiempo
Gregorio Vega Cuesta
Intentando escribir el microrrelato perfecto, descubrí que se me adelantó toda una alcaldesa de Madrid con su inolvidable Relaxing cup of café con leche.
Gregorio Vega Cuesta
-¿Solo o con leche? -pregunta atento el camarero.
- Lo cierto -respondo con preocupación- es que ahora mismo me gustaría tomarme un café con leche a solas.
Gregorio Vega Cuesta
Paseaba desnudo por la casa pero vestía un pijama para dormir. Lo sabemos por la vecina que entró a pedirle un poco de café y lo encontró en la cama, ya difunto.
Marisa Sáez Santamaría
Si te sientes solito, tómate un cafetito.Si te notas bien, tómate otro café.Si no puedes dormir, descafeinado para tí. Y si temes mucho, te quita el chucho
Marisa Sáez Santamaría
Y lloré como un niño en un bosque perdido cuando el enfermo mundo mostró su dolor.Adioses sin besos. Soledad infinita. Corazones hundidos en café y dolor.
Naiara del Pino Sosa
Abrir los ojos, oliendo el dulce aroma del café. El primer sorbo roza mis labios, con su dulce y excitante sabor, disfrutándolo con un largo e intenso placer
María López Pousa
Siempre te han dado miedo las historias de fantasmas, pero menos a la luz del día. Menos cuando la casa huele café... Aunque nadie haya podido prepararlo.
Marisa Sáez Santamaría
Llueve fuera.También dentro cuando recuerdo tu voz que ya casi se me está olvidando y no quiero. Tú y el café convertíais instantes en momentos.
Qué pasó?
Marisa Sáez Santamaría
Napolitano "caffè sospeso". Adalid de la fraternidad. Surtidor de momentos de luz al acariciar un sueño metido en una taza.
-Un café. El otro, es para tí.
Marisa Sáez Santamaría
Napolitano "caffè sospeso". Adalid de la fraternidad. Surtidor de momentos de luz al acariciar un sueño metido en una taza.
-Un café. El otro, es para tí.
Pilar Gómez Abad
130 son tan pocos. 129, 128... qué livianos. 97, 96... umm este tacto delicado. 3, 2, 1. ¡Estupendo! Con 130 granos de café tengo para una taza y un invitado.
Adrián González Prado
¡En serio te lo digo!Ya no come, no me hace el amor, ni siquiera toma su inaplazable café diario. No es la misma
Asúmelo ya, es Musulmana y hace el Ramadán


Ventura María Romero Ariza
La orientación a través del olfato, el café y la brújula...norte, sur, este y oeste y ahora el café como nuevo punto cardinal por el que todos nos guiamos.
Mercedes Lancharro
Me pediste que me alejara de ti, sin más, sin ninguna explicación. Aquella misma tarde encontré un placer equiparable a tu compañía, una taza de café Bravío
Esther Alves Latournerie
Cada mañana, una amarga negrura humeante me despierta. Y, tras una lluvia de dulces y blancas piedras diminutas, la calidez tu aroma me envuelve. O mi café.
Sol Gómez Arteaga
Cuando entró en la cocina la taza de café seguía allí. Después de dar la vuelta al mundo tomó asiento, sorbió el café frío, escribió para contarlo.
sonsoles
Después de un turno de guardia, de dolor, de sufrimiento, de muerte abro la puerta y puedo sentirlo, está ahí, lo huelo.. mi café, estoy en casa, estoy a salvo
BYRON LUIS VACCA PERTUZ
¿Noryb?
¿Si?, ¡eh!
¿Noryb?
¡Dios! Las 11:00 pm, ¿Quien es?
¿Hueles lo que lees?
Sin aroma no leo.
Aca, mira, me desvelas.
¿Un sorbo de café?
Clic.

Eloy Calvo Pérez
Llegamos en metro. Le gustaría que la acompañara, pero me agota ir de tiendas y lo entiende. Mientras ella compra me paseo y embriago con el aroma del café.
Eloy Calvo Pérez
Para el anciano las palabras paz y café van de la mano. Sabe que no es ecuánime, pero cuando piensa en la guerra su peor recuerdo es la malta con achicoria.
Eloy Calvo Pérez
Amanece en palacio. Lo hace también en las chabolas del extrarradio. Al avanzar el día aparecerán las diferencias, pero a esta hora mágica les une el café.
Eloy Calvo Pérez
Cafetero no es aquel al que gusta el café sino ese otro que conoce los nombres de las distintas formas de tomarlo y nunca se confunde al servirlas a sus amigos.
Eloy Calvo Pérez
Se miran fijamente. No oyen el sonido del molinillo ni perciben el aroma del café recién molido. No hay duda. Están enamorados. Solo así puede entenderse.
Francisco Álvarez Dominguez
Rolaste el barco hacia poniente. En éxtasis, nuestros labios sostenían un beso y el aroma del café, en nuestras tazas, cerró el círculo del idílico momento
Maximiliano Castillejo García
Creí que saldría rodando. Estaba solo balanceándose sobre la tabla fría. Con pudor, lo alcé hasta mi olfato y con ese grano tuve mi sueño de olor de café.
Felipe Villalba
Cuánta Amistad, Felicidad y Energía.
Cuánta Alegría, Fervor y Esperanza.
Cuánto Amor, Frenesí y Empatía.
Café, Amigos, Familia, Enseñanzas.

José Luis Chaparro González
Cada día, un intenso aroma impregna mi casa. Fue el trato que hice con mi madre: cuando yo deje flores en su tumba, ella vendrá para hacerme su café.
Eloy Calvo Pérez
Un café. Un cigarrillo. Una charla amistosa. Hubo un tiempo en el que la vida era más sencilla, pero lo verdaderamente importante es que ese tiempo existió.
Marisa Sáez Santamaría
Dónde no estás? Quién no te conoce? A quién tú no gustas?Mamá América te parió bien a tí, niño café, que mueves los ánimos del mundo.
Marisa Sáez Santamaría
Se esconde una historia de amor en aquel café que no tomamos. Los te quieros duermen silenciosos . De las mil maneras que tiene el amor ninguna fue la nuestra
Luis Antonio Martínez Navarro
- ¿Me pones otro café?
- Ya llevas cuatro...
- Estando tú aquí, dormir sobra esta noche. No quiero descansar de ti.
- Marchando uno bien bien cargado.
Diego Palacios Marxuach
Que el café no te deja dormir es como lo del filete y la cocacola. Un mito. Tras una gran comida tomé seis cafés para poder conducir. Dormí para siempre.
Alberto Arévalo Yagüe
Cae la noche y los duendes se desperezan. Un café y una sonrisa frente al espejo para afrontar otra noche de trabajo. Llaman a la puerta. A lo mejor es el mio..
Sara Gómez
El sabor amargo le trae
matojos de raíces oscuras,
como la bruja del pozo seco.
Grita conjuros por su lengua ebria de café y cae solo dentro de la tierra.

Juncal Rodriguez valencia
Cosidas las costuras de mi alma
con el tibio vendaval que me regalas
empiezo a pensar con más calma.
Respiro fuerte, me salen alas.
¡Cómo te añoré, café!
Marisa Sáez Santamaría
Compañero de batallas ganadas, de batallas perdidas, de noches, de días, de espera, de rutina y también de amor.
Consuelo infinito el tuyo, café.
Marisa Sáez Santamaría
Llueve fuera.También dentro al recordar tu voz que ya casi se me está olvidando, y no quiero.Tú y el café convertíais instantes en momentos.
Y qué pasó?

Saúl Sandoval
Los adultos compraban carne y pescado; los niños compraban chocolates, dulces de café y pastel. Los adultos pagaban con billetes, y los niños con dientes.
Mónica Usca Mora
Este amor duró lo que tarda en enfriarse el café. Dijiste adiós y el portazo sonó en París. Volveré a los días sin calendario, a la habitación de los agravios.
Raúl Renato Jomarrón Martínez
Gotas: Caen una tras otra, una piedra estalla.
Raúl Renato Jomarrón Martínez
¿Qué sabes tú de la vida? Me dijo un señor iletrado, que ha vivido mucho. Quise convecerlo de su error, pero es cierto, saber sólo sirve para darnos cuenta.
Carmen López
Arriba todo el mundo! Se acaba de hacer un rico y aromático café. El último que se levante panda. Lo tomaremos en casa con unos churros. A desayunar gandules!
Raúl Clavero
De nuevo el olor del café molido transporta de pronto al anciano a una cocina de su niñez. "Huye, mamá" susurra entonces, pero tampoco hoy logra salvarla.
Amador R. Salcini Márquez
El café, aún humeante indicaba que lo ocurrido era imposible; Pero ella sabía que había sido abducida y analizada durante días por los E.T. prisioneros.
Raúl Clavero
Cuando desperté, el dinosaurio seguía allí.
-¿Qué pasa? - me gruñó a modo de excusa -. Ya sabes que hasta que no me tomo un café, yo no soy persona.
Raúl Clavero
Miró los posos del café. Vio viajes, un amor, una casa con jardín. Supo que se había equivocado de futuro, ese, desde luego, no era el suyo. Pidió otro café.
Pedro Chicharro
Café de grande espíritu aromático
dame el poder de aguantar despierto,
No permitas que parezca errático
Pues mañana tengo que arribar a puerto.
Marisa Sáez Santamaría
El frío te invita a café. Es una mezcla tan única, que el invierno se torna más amable y llevadero.
Y si además añades una buena compañía...tomamos otro?
Marisa Sáez Santamaría
Sonaba el molinillo de café cada mañana y el estallido de sus granos subía hasta mi habitación. Era la abuela. Al ratito, olía a gloria. Quién fuera mayor!
Juan José Fernández Doctor
Estrella de carbón que un día en la tierra encallaste
Reliquia acanelada de mil aromas y mil sabores
Fruto de Dios que de gran dicha a todos nos brindaste
Marisa Sáez Santamaría
Me mirabas y de qué manera.Fingí ignorarte pero cuando quise darme cuenta estabas a mi lado. Café? Claro, te dije.
Eterno café contigo hasta el día de hoy.
Marisa Sáez Santamaría
Llueve fuera. También dentro cuando recuerdo tu voz que ya casi se me está olvidando y no quiero. Tú y el olor a café convertíais instantes en momentos.
Qué pasó
Ayla Martinez
No puedo hacer más que añorarte, porque tú eres pura presencia, fluidez y perpetuidad.
Ahora tomo tu café favorito porque solo así te siento a mi lado.
JOSE MARIA GONZALEZ ORIA
Miró hacia un lado y al otro. No lo veía nadie. Dejó caer los granos de café en su interior
En el 41977 D.C., el Voyager estaba cerca a Próxima Centauri.
JOSE MARIA GONZALEZ ORIA
Preparó café a su compañero de singladura. Cerca del alba, a Rodrigo le encantó el calor que despendía.
-¿Y aquello; parece? ¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierra!
JOSE MARIA GONZALEZ ORIA
Ya calientes y descansados en aquel prado, sorbieron el café con fruición
-¿Y que vio vuesa merced en los molinos?
-Gigantes, Sancho, gigantes
JOSE MARIA GONZALEZ ORIA
¿Y a ti que te apetece después? ¡mmmm! ¿Aparte del cigarrito? …, un buen sorbo de café
JOSE MARIA GONZALEZ ORIA
Sudar siete días y siete noches fue agotador. Costó esfuerzo crear el cielo y la tierra, pero la figurita de barro ¡Uf! El sorbo de café dio fin a la jornada.
Carlos Ferro
Tu dulce y amargo aroma bipolar lucha con el perfume sobre almohada mancillada por el premio de mi atención al despertar, pero hoy no hay perfume, solo café.
Pepa Maldonado
Soy lanzada, tímida, ordenada, caótica... Tengo ciento treinta caracteres diferentes pero, cuando escribo con cualquiera de ellos, siempre tomo café.
Jose Carlos Amorin Martinez
Del árbol sale el café, con mil olores y variedad; mas del silencio brota el sabor, que mis lecturas acompañara....
Santos Pérez
Ante dos tazas, una manchada de rojo, un apasionado beso selló la despedida. Labios unidos, sabor a café y carmín, delicioso placer casi adictivo.
Sandra Pérez de Andrés
El policía abordó al criminal que exclamó: ¡Yo nunca he estado aquí antes!.
¿Café como siempre?: dijo el camarero.
Acto seguido se produjo la detención.
Sandra Pérez de Andrés
Parecía solo un café improvisado, pero resultó ser el comienzo de una vida definitiva.
Sandra Pérez de Andrés
Se miraron y se tomaron un café cargado de intenciones.
Sandra Claros
El mozo me sirvió un café, frío, en invierno.
Le reclamé y lo calentó.
Al terminar, fui a pagar.
- pero no hay propina -
Maria del Mar Rodríguez
Acercándomelatazadecaféaloslabios,cerrélosojosysuaromametrasladóunavezmásaKeniamientrasescuchabacomoelsonidodesustaconessealejaba.
Irene
A lo mejor no es el mejor café, pero cuando lo bebo antes de coger un vuelo o tren para irme de vacaciones , me sabe a felicidad. Sabor a vida y placer. Pura cafeína
Natalia Catalá Durán
Tiniebla. Su cerúlea faz espectral sobre la mía.
-¿Lo ves?-susurró.
- No debes tomar café de noche. No estás descansando y mañana organizas mi entierro.
Joy Luceana Paloschi
El olor a café, estás despierta, hora de abandonar Nunca Jamás y aterrizar en tus brazos, el lugar más reconfortante del mundo. Te echo mucho de menos, mamá.
Rosadeldesierto
Tenía ese aire caduco de novelón y yo, en el humo especiado del café, iba a leer sus torcidos renglones escritos con umbrías tintas indelebles al misterio.
María del Carmen Escobar Cobacho
Me bastó ese café para darme cuenta
de que quería despertarme cada mañana oliendo ese aroma.
Su aroma.
Un café.
Y él.
José Illescas
Dice mi abuelo que a principios del siglo pasado murieron muchas personas por infecciones, y que bebían el café en una taza. No me imagino vivir sin membrana
jorge rubio quintana
Rugió mortal el motor.Su mano en la mía.Se hizo el silencio. Nos miramos. No quedaba nada.Lo sabíamos. Ese te quiero fue una vida.¿Dolerá?
¿Café señores?
María Huerta Escobar
Y aquí estoy,
en el bar de siempre,
a la hora que solíamos quedar,
pidiendo tu café,
porque no te puedo olvidar.
Jorge Hector Ortiz
Termino el café y como buen investigador observo la escena del crimen, sangre, victima, arma... y se dispuso a trabajar. Tenia mucho que limpiar y ocultar
Jose Illescas
Hace frío afuera, una gota de agua condensada se desliza por el empañado cristal del viejo café, adivino su silueta a través del surco de la gota.... ya viene
Laura Rodriguez
Vivo la vida según mis sensaciones, cada día comienza con una elección, pido café sólo, con leche, descafeinado... me dejó llevar por el sabor que me guía .
Luis Angel Montoya Garcia
Miré su cara, miré los posos de mí café y entonces comprendí que este era nuestro último café juntos y que su cara se iba a perder en recuerdos del pasado.
Julio Sánchez Mingo
Preparó una aromática taza de café, la degustó, se arrellanó en el sillón y reanudó la lectura de aquella intrigante novela.
Maria Del Carmen Villalobos Chacón
Hacía frío. Ángel se levantó a media noche para chorrear café. Miró a su mujer caminando sigilosa por el trillo. Qué haces? Preguntó y sorbía el trago amargo
Laura Peñalver
Este año la pandemia nos ha enseñado a saborear las cosas sencillas. Cosas tan bonitas como poder compartir un buen café con familia, amigos, compañeros.
Gema Elia Anton
El café es como cada persona, unos dulces, otros más amargos, unos largos, otros cortos, lo único importante es la esencia y el sabor que cada uno ponga a la vida
Azucena Cuenca
Cuando llego a la mexicana, saludo a laura y me sirve mi café, en ese instante, se para el tiempo. Es mi momento, ya empieza mi día con una sonrisa sabor a café.
Silvia
Su mirada me provocaba más efecto que el café mañanero y, entonces, lo supe. Ni con leche, ni cortado. Solo. Lo quería sólo para mí.
Aitor Zulueta Tellería
Iba con suficiente antelación para coger mi tren. Pero apareciste desnudo con dos tazas de café. Hicimos el amor antes y después de tomarlo. Perdí el tren.
Ana M. Casado
Sensación que me trasladaba en un instante a otros tiempos ya vividos en el mirador, donde te esperábamos sentados tomando café y riendo por lo acontecido.
Peterr Ustinov
Un intenso calor recorrió su interior, su mente viajó a sitios ignotos, quedó en éxtasis.. Cuando abrió los ojos, se dispuso a preparar otra taza de café..
Maite López-Tercero Oriol
La ciudad se despereza. Sobre la mesa un café humeante y un libro. Rocío en las macetas, sol tímido, brisa suave y música de fondo: mi paraíso en la azotea.
Maite López-Tercero Oriol
No pudo dormir. Hizo café. Con la taza en las manos absorbió olor y calor. Bebió con avidez. No pudo evitar licuarse en café negro y manchar el mármol.
Jorge
Es curioso, en todas las fotos sales con un café en la mano, mamá. Y como no te puedo preguntar, cuento: 130 fotos, 130 cafés, 130 días sin ti.
Sandra Pérez de Andrés
Tomando un café, se miraron como si nada, diciéndoselo todo.
MERCEDES RUJAS PEREZ
Café sólo, sin leche, sin hielo, sin azúcar, pidió, sin mirarme. Duró en la barra lo que tardé en posarlo humeante y dibujar un corazón con la espuma de leche.
Evaristo Torres Olivas
Camarero, me pone, por favor, un café cortado, corto de café, con la leche muy caliente, en vaso de cristal, azúcar moreno y unas gotitas de whisky irlandés.
Cristina


Ya en casa, el intenso aroma a café activa mis neuronas; en seguida consigo recordar mi caída en la montaña, la lluvia y el chasquido de mi cadera.
Kevin Tzotzil Zuercher
Un Poema para el cafe de la mañana
Las mañanas son horribles
Soy malo en poesía
Pero sin embargo con cafe puedo empezar mi día
Jorge Busto
Si vuelve a mirarme antes de que cuente 20 se lo digo. Bueno, 30. Venga, mejor hasta 50. Bueno, mejor hasta.... ¡Sí!

– Hola, ¿te puedo invitar a un café?
Edgar Henry Rodriguez Florez
Taxi, taxi
¿Adonde quiere que lo lleve?
Por favor me lleva al infinito.
Viaja solo?
No con mi imaginación.
MAGDA CALABRESE
Qáhue súbitamente comprendió .Aquel aroma embriagador .Debía beberlo para que formara parte de ella a través de los tiempos .Los granos de café sonrieron
Laura
Al entrar, el delicioso aroma inunda mis sentidos. Embriagadora sensación, tan satisfactoria como ninguna otra. Placentero y hechizante olor a café.
CRISTINA OLIVE PIERA
Había dejado de quererme.
Conocía mi pasión: Tomar un café despues de cenar. Se ofreció a preparármelo.
Fue mi última taza. Cambió el azúcar por cianuro
Albino Monterrubio
Me gustan tus besos, porque son como el café. Intensos, unos. Otros, ardientes. Dulces, los más. Y, a veces, me quitan el sueño. Pero todos merecen le pena.
Juan Carlos Corniero Lera
Tomó un sorbo largo, cálido, dulce y aromático de café, mientras iba comprobando su boleto millonario. Jamás había tomado un café tan frutal y maravilloso
Juan Carlos Corniero Lera
Sabía que le quedaban segundos de vida, y no lo dudó: ni un solo momento: prepararme un café ,pues no quiero dormirme. Tiempo tendré de dormir en la otra vida.
Juan Carlos Corniero Lera
Preparé el café mientras veía "Desayuno con diamantes" con la amante de mi pareja, pero a la mañana siguiente, al ver una huella de sangre, ya ni me acordaba.
Idoya Hernández
La espuma del café dibujaba un corazón sesgado. Ana miró los verdes ojos de Alejandro y sintió que volvía a creer en el amor con sus infinitas posibilidades.
kiko Alvarez
Me tomaba un cafelito antes de acostarme sobre las 10:00pm. A la hora o así me levantaba y me tomaba otro café para darle la estocada al sueño nocturno.
Hugo García
Ya 6 meses en España y 4 trabajando en esa cafetería y aún se sorprendía de que ella pudiera recitar un café con leche de soja largo de café y en vaso sin trabarse
Maite López-Tercero Oriol
El olor a café recién hecho llenó la estación. Quiso salir a la calle. La niebla le cerró el paso. Escapó metido en la nariz de los viajeros más madrugadores.
angel cordero
El explorador en la sala, miró el ídolo con ambición. Pero decidió tomar, una taza de café, que llevaba años esperándole. Olvidó para siempre, su objetivo.
Sara Herranz Valero
Ella, era joven, con aroma fresco, como un grano de café verde deseando madurar. En poco tiempo se convirtió en una mujer inteligente, irónica, con sabor a ☕
Cesar Ariza
El aroma a café recién hecho embriaga la estancia. Sin querer he servido dos tazas. La costumbre, supongo. No me hago a la idea de que no regresarás.
Juan G. Fernández Fernández
Desde que ella se fue, antes de salir de casa cada mañana, daba un último sorbo a su café y se colocaba la mascarilla. Era la mejor manera de recordar su aroma.
Sonia Palomares Kiessling
Ese día, lo desconectarían para siempre. Yo sujetaba su mano en la mía y en la otra una taza de café cuyo aroma flotaba por la habitación. Abrió los ojos.
Ana Belén Álvarez García
Un momento del día: la noche. Una princesa: Blancanieves. Una joya: el ónix. Un aperitivo: el caviar. Un dulce: el chocolate. Una bebida: el café.
Sandra Pérez de Andrés
Tuve miedo, pero me tomé un café y descubrí, que el miedo sin mí era solo edo.
Sandra Pérez de Andrés
Me tomé un café y subí al tren. Entonces la vi.
Nos miramos. Duró todo el trayecto.
No nos atrevimos. Duró un segundo.
Nos arrepentimos. Duró toda la vida.
Diana Montañes Porta
Intensas sensaciones que recorren mi alma, se adentran en mi ser y me hacen estremecer. Sábanas que me abrazan, entreabro mis ojos, ya huelo el café.
Icía
Era un día primaveral soleado. Comenzó a oscurecerse, a llover, con truenos y relámpagos.
Veíamos el reflejo sobre el mar. ¡Que placer tomarse un café!
Susana Míguez
Qué maravilla despertarse con el ruidito del molinillo de café, con ese olor que cada día inunda la habitación a las... ¡¿tres de la mañana?!
¡Lo mato!
María
Empiezo el día recordándote con el olor a café. Como quien invoca a los espíritus. Quizás el brebaje de Dioses y cabras me hace creer que aparecerás a mi lado.
Graciela
Ambos se sentaron a la mesa basta del bar del museo. Ordenaron café: asumieron los estudios científicos que avalan los beneficios del café.
Manuel Franganillo Hernández
Vivir.
Aunque a veces duela.
Aunque cueste despertar.
Ducha, café, lucha.
Abrirte, querer, disfrutar, amar.
Soñar con el cielo.
Tu cielo.
Tu...
Duglas Moreno
El café de esa mañana tenía el aroma de sus labios. Entonces, abrió la ventana y allí estaba ella otra vez, envuelta en la brisa que llegaba de la calle.
Duglas Moreno
La mujer que aparecía en el fondo de la taza de café, le preguntó: ¿Necesitas tanto silencio para comprender que nos separamos, que ya no existo para ti?
José Angel González Ruiz
Después de estar toda la noche de juerga, no tuve ganas de oír a mi vieja decir: 《No puedes ser lobo de noche y perro de día》así que me tomé un café y me fui a currar
Mari Carmen Escobar Parla
Llegue a este mundo un día de Agosto de 1.944 pero en 1956 una mañana desayuné distinto a otros días.
Mi madre había descubierto La Mexicana.
Ana Maria Andrades
No podía respirar. La angustia me rondaba por la cabeza en el momento en el que me percaté de que la espuma de mi café mostraba una especie de número. Era el 666.
Ana Belén Espino Alvarez
Mi mamá no se equivoca y siempre ha dicho "los mejores momentos tienen olor a café". Me pregunto ¿por qué entonces no le agregan granos a la vacuna?
Roberto Cerezo Rodríguez
Levantarse de la cama y arrastrar los pies, llegar a la cocina y moler café, aspirar su aroma, agua, cafetera y fuego, volver a aspirar, oler café, oler a vida
Aroa
Si tu día mal va a empezar, una buena taza de café para mejorar; nada mejor que un café para ver las nubes desaparecer.el sol brilla, con la mexicana cada día.
Pablo Richard Villalon Sáenz
Levitaban rígidos, torcidos como semillas quemadas sobre la intensidad prodigiosa de un café singular. Sin civetas, recurrieron confiados al gato...
Jose Manuel Gonzalo Parrera
Ha pasado ya casi un año pero aún no logro evitar, al levantarme por la mañana, coger dos tazas cada vez que voy a hacer café.
José Illescas
No es lo mismo buen amigo
busca calidad en conjunto
de otro modo te engañas
solo el café recién molido
te da sabor y aroma en su punto
con lo demás te apañas
José Illescas
Poderoso caballero de oscura sombra, viaja raudo y prieto desde cálidos terrenos. Con buen trato él nos regala complacido, aroma y sabor intenso. Don Café
José Illescas
Dulce aroma de café recién tostado se desplaza por el valle, tan intenso, penetrante y fresco que el hinojo se inclina reverente y llora el romero impotente
Ying Zhou
Un momento especial,
ensalzado por el aroma a café,
inunda la mente y graba a fuego el instante.
Anna Tsolakou
La distancia desaparece en un instante con tu sabor,
llevándome hasta mi Grecia natal,
a esas tardes tomando café con mis abuelos.
MARCOS PÉREZ BARREIRO
Hielo, azúcar, leche, alcohol... lo tenía todo a su alcance y lo dejó escapar una tarde de domingo azul en la que los invitados pidieron café, solamente.
JESÚS FERNÁNDEZ GARCÍA
La noche no termina, el frío me entumece todo el cuerpo y el único sonido que percibo es el camino que recorro...un leve aroma a café dice que he llegado a casa.
sonsoles
Después de un turno de guardia, de dolor, de sufrimiento, de muerte abro la puerta y puedo sentirlo, está ahí, lo huelo.. mi café, estoy en casa, estoy a salvo
Félix Martínez Martínez
Tomo yo por las mañanas
Un sabor a Etiopía.
México,, Colombia, Arabia es origen de esta planta. Mejico lo elaboró
con Trabajo, Esfuerzo y AMOR.

Nicolás Gonzalo Plaza
Aterrorizado y empapado en sudor, comprobé la taza de café al despertar ¿Por qué el vapor continuaba ascendiendo en línea recta?
IRENE GARCÍA PANADERO
Año 2317
P - ¿Qué planta se extinguió en 2200?
A - La de café.
Oí a mi compañero y reí, mi abuelo tenia.
P - No rías, ¿Qué te dio a probar tu abuelo esta vez?
Juan Carlos
Era un día de lluvia estaba tomando un café pensando en viajar por el mundo volando sin límites sin fronteras sin prisas sería maravilloso Un sueño posible ?
Jorge Escobedo
Deambulo por helados peristilos de soledad al encuentro de mi cama, pero antes percibo el aroma de una oscura tragedia clásica: El último trago de mi café.
Irene Granado Neva
- Una café solo, por favor.
- Ahora mismo.
310 segundos después, llegó en una pequeña tacita su bebida, acompañada de su característico olor.
El último.
J.M. Beiro
Temblores, humo y un fuerte olor anuncian erupción. Mientras, la presión hace emerger el negro y ardiente magma. El geólogo ya tiene listo su primer café.
CARMEN DE LA TORRE PEÑA
Hay besos que acarician, que sosiegan, que nos dan paz,
como contemplar la lluvia tras la ventana.
Hay besos que nos despiertan, como el café en la mañana.
Elena Bethencourt
Cerré los ojos y pedí que aquel intenso gusto a café nunca terminase, pero separaste tus labios de mi boca.
Inés Jiménez
Estás en casas humildes y de acaudalados; caes bien a los de carácter dulce así como a los salados y destacas por tu aroma. Envidiable café, bebida universal
Pilar Sanchez
Todo sucedió tan de repente, la primera taza de café humeante, mis manos, tus manos, nos llevaron hasta el primer beso. Tu sabor, mi sabor, natural fanatico
* E l V i r g i n i a n o *
El filósofo abandonaba el pajar donde le acogían por caridad al alba.
Siempre dejaba una idea escrita, muy agradecido porque al partir le servían un café.
José Aroca
Cada mañana, la misma rutina, la misma mentira. Era un adicto más al café, al mismo tiempo que se le iluminaban el brillo de sus ojos cuando aspiraba su aroma.
JOSÉ PÉREZ EGUILUZ
Dicen que estoy muerto
y no puede ser,
porque desde esta cama fría
sigo percibiendo
el aroma del café.
CELIA SÁNCHEZ MACÍAS
En un atardecer sentada en una hamaca a la orilla del mar, con una taza de buen café y buena compañía, evoco recuerdos , sueño y disfruto del momento. Soy feliz
Irene
Cuando se despertó el café todavía estaba allí. Se había quedado frío, como la cama, como la mañana. No le había dado tiempo a decírselo antes de que se fuese.
Alberto Vallejo
—Esta noche he soñado que estaba provocando un incendio en el Reichstag con una antorcha.
Necesito un café.
—Aquí lo tiene, Señor van der Lubbe.
Naima Peralta Potenza
¿Qué piensas si digo color café? ¿Coincide mi tono de café con el tuyo? ¿A qué huele? ¿Cuál es su envase? ¿Tiene piel, taza, ojos o madera? Aquí tiene, gracias
Lucía
Yo era amargo. Intenso.
Ella, dulce. Brillante.
Amor candente, inevitable y fugaz.
Unión perfecta.
Como café y azúcar: nunca volvimos a ser dos.
CELIA SÁNCHEZ MACÍAS
En una habitación de hospital repaso mi vida y me pongo triste porque el COVID me ha atrapado y sólo me reconforta esa taza de café caliente que me acompaña.
Jesús Hernández Jiménez
Que te parece, si vienes y tomamos un café. Tu sabes que yo tengo mi secreto para el café y lo acompañamos con esos panecillos que tanto te gustan
javier
De mañana, el humo surgía de la taza de café, empañaba sus gafas, me sonreía, yo le daba los buenos días... ella me pedía que le acompañara, así empezaba mí día
Luis Uriarte Montero
Cuando entraba en el café, la cafeína era una excusa para ver los ojos tornasolados de luz de la camarera, que siempre le dedicaba una sonrisa pese al mundo.
ZIGOR EGUIA LEJARDI
Era Lo por la mañana, con su café con leche. Era Lola por la tarde, saboreando su expreso. Pero por la noche, con su cortado humeante, era simplemente Lolita.
Lourdes
Hay mañanas en las que
regaria los geranios con
la sangre de mis enemigos.
Un sorbo de café basta
para que solo sienta deseos de oler sus bellas y rojas flores.

Roberto Tornamira Sánchez
Pongo la cafetera al fuego y la fragancia del café se abrazada al vapor. Su aroma busca mi olfato como vehículo para viajar a lugares olvidados en la memoria.
NOELIA MÁRQUEZ GONZÁLEZ
Abuela, echo de menos el café de la merienda, ese que inundaba toda la casa y hacia venir a las vecinas todos los días a merendar café con galletas de canela.
Sofía Cavalanti
-¿Acaso están fabricando los granos que tardan mucho?- Grité enojado, pero nada. Nunca contestan. Pero entonces, ¿quién me trae el café que siempre pido?
Isa Moyano Serrano
Recuerdo nuestras tardes. No estás. Una lágrima se precipita en el café creando una marea de sentimientos. Tras la calma, el reflejo de tu eterna sonrisa
Isa Moyano Serrano
Tú, negro elixir. Esencia de dulce acidez que me estremece. Recorres mi cuerpo con el aroma de tu piel. Crack al sentir el sabor de tus labios. Tú, mi café.
Leandro Diaz
El reloj marcaba las 00, era consciente de lo que me deparaba, horas frente al ordenador. Pronto, el aroma de aquel café me invadió y todo aquello se esfumó.
Montserrat Heredia Bejarano
El par de tazas de café se llenaron varias veces. Habian pasado siglos desde que ninguno de los dos habia experimentado un momento así, sencillo y familiar.
Virginia Mas Peinado
Disfrutabas de un cremoso café con confidencias con una amiga. El suelo comienza a resquebrajarse generando un mar de lava. Todo se crea, todo se destruye.
María Andreu
No puedo salir, no puedo ir a trabajar, no puedo ver a mis padres, no puedo ver a mis amigos. Virus, enfermedad, muerte. Casa, familia, amor y el café en la puerta
Enrique Fernández Aparicio
Tantos años después, frente al precipicio y tras su despedida, regresaría el regusto del café amargo que le ofreció aquel primer día abovedándole la boca.
Ana-lsabel Gómez Martín
-Te invito
-¿A qué?
-A un café
-¿A qué hora?
-A las tres
-¿En qué sitio?
-En la tienda de papel
-¿Va también María?
-Y quizá igual José
-A esa hora y en ese sitio espérame
Pilar Casado Ramírez
Era como el café, al principio fuerte e intenso, acababas enganchado, hasta que lo que único que quedaban eran noches sin dormir
Gema Ligero Loarte
Eran las 6 de la mañana. El ambiente se había puesto difícil en el cafetal. Poner atención en los pequeños granos de café era esencial.
Sergio Capitán Herraiz
Me enamoré en una cata. No sabría decir si todo empezó al cerrar los ojos y aspirar su aroma. Quizás fue su cuerpo. Pero la clave fue probar el café de su boca.
Domingo Rubio González
Oyendo los pájaros cuando la mañana despertaba, oí a mi suegro decir, está el cafe, ¿te echo?. Solo y sin azucar, esta delicioso.
Domingo Rubio González
Oyendo los pájaros cuando la mañana despertaba, oí a mi suegro decir "está el cafe", ¿te echo?
Solo y sin azucar por favor y en tu compañía delicioso.
MARIA EUGENIA DE GREGORIO MARTIN
Tras el funeral de la abuela su torpeza le hizo derramar el café molido sobre la mesa. Así encontró las joyas. Preparo doce tazas. No se lo dijo a sus primos.
Maria Teresa Torre Pérez
Sólo el aroma a café consuela mi alma. Trae a mi mente el tacto de su piel morena, su olor, sabor, amor intenso, dolor amargo. Mis recuerdos, el café ella y yo.
Guadalupe
Desde pequeño supe que sería importante, que salvaría la vida de alguien. Sin mí los turnos de noche inaguantables. Café soy. Elixir de héroes anónimos.
Javier Pérez de Pedro
Lunes, casi es de día. El café recién hecho espera en la cocina. Aquel recuerdo dibujó una sonrisa y una lágrima en el rostro. Jo mamá, cuánto te echo de menos.
Vanessa Ríos
Canciones francesas, películas argentinas, los cuentos de Bucay , el sabor a canela en mi café...
regalos para el alma los llamabas
Jose Antonio
Con un regusto a café amargo,
el último sorbo marcó la salida.
Apuré la calada de mi cigarro
para dar al muñeco la vida.

Bases Legales Concurso de Microrrelatos

“130 Historias para no dormir”


CONCURSO DE MICRORRELATOS La Mexicana.

Con motivo de la celebración del 130 aniversario de Cafés La Mexicana y coincidiendo con el Día Internacional del Libro el próximo 23 de abril, Cafés La Mexicana convoca su primer certamen de microrrelatos “130 Historias para no dormir” con arreglo a las siguientes bases:

1.Podrá participar en el certamen cualquier persona mayor de 14 años que viva en España peninsular o islas Baleares.
2.La extensión máxima de los microrrelatos será de 130 caracteres sin espacios.
3.Las obras solo podrán presentarse en castellano.
4.La temática de las obras deberá aludir a cualquier aspecto vinculado al café y debe incluir la palabra ‘café’.
5.Los escritos presentados deben ser originales e inéditos en todos los medios y/o soportes, y no haber sido premiados ni hallarse pendientes de fallo en otros certámenes. Los participantes asumen que no existen derechos de terceros sobre las obras que se presenten y serán responsables de aquellas reclamaciones que pudieran formularse al respecto.
6.Los microrrelatos deberán remitirse a través de

- WEB: la página habilitada www.lamexicana.es/relatos creada específicamente para este concurso y donde se facilita un formulario de participación.
- EMAIL: enviando un correo electrónico relatos@lamexicana.es con el asunto “130 Historias para no dormir”. No se admitirán correos al certamen que lleven otro asunto.

Los participantes deberán presentar sus microrrelatos antes de las 24.00 horas del lunes 31 de mayo de 2021.

7.El jurado se reserva el derecho de no admitir a concurso aquellos microrrelatos que, entre otros, atenten contra los derechos a la intimidad, honor y propia imagen de terceros, o que contengan connotaciones racistas, sexistas o cualesquiera otras que atenten contra la dignidad, contra la moral o contra el orden público. El fallo del jurado tendrá la primera semana de junio de 2021.Toda decisión del mismo será irrevocable, y este podrá declarar el premio desierto.
8.Los textos que incumplan las bases serán descalificados. La inscripción en este certamen supone la total aceptación de sus bases, cuya interpretación es responsabilidad de la organización del concurso. El incumplimiento de algunas de las bases dará lugar a la exclusión de participante del presente concurso. Los derechos de autor de cada relato seguirán siendo propiedad de sus autores.
9.Los microrrelatos que participen en el certamen se publicarán en la página www.lamexicana.es y podrán ser difundidos en los medios de comunicación y redes sociales, así como en cualquier otro soporte que decida la organización.
10. La entrega del premio se acordará con el ganador la primera semana de junio de 2021 mediante contacto telefónico, email o mensaje directo en rr.ss. El galardón consistirá en 1 año de café de La Mexicana gratis enviado a su domicilio en varias entregas para garantizar su frescura y un máximo de 8 kilos de café de La Mexicana a elegir entre Clásico Colombia, 1890, Descafeinado Colombia o blend Arábica Premium. Molido personalizado o sin moler.

Para cualquier información del Certamen pueden dirigirse a la organización a través del correo electrónico relatos@lamexicana.es

También se facilitará cualquier tipo de información en nuestras tiendas físicas y en el teléfono 91 327 12 16.

¡Bienvenido a Cafés La Mexicana!

Elige tu tienda

Top